Cuando los tratamientos conservadores (reeducación ungueal) han fracasado, es necesario poner un remedio definitivo a ciertas alteraciones de las uñas.

Es el remedio más usado en la uña encarnada. Se hace anestesiando  localmente el dedo y es totalmente indoloro. La recuperación es muy rápida y no requiere baja laboral.