Entendemos por supinación la desviación del mediopié hacia el exterior. Este movimiento,  provoca torceduras hacia externo del mediopié, la pierna y la rodilla. Este pie suele sufrir esguinces de tobillo con más frecuencia y alteraciones en el apoyo plantar.