Ortopodología (adaptación de plantillas y ortesis-protesis de silicona  a medida)

Para que los tratamientos ortopodológicos funcionen de la mejor forma posible, es necesario que estén adaptados de forma totalmente personalizada y olvidarse de los productos que se compran ya fabricados de forma estándar.

-Ortesis: Es un apoyo o dispositivo externo (aparato) aplicado al cuerpo para modificar los aspectos funcionales o estructurales del sistema neuromusculoesquelético.

-Prótesis: Es una extensión artificial que reemplaza  una parte del cuerpo que falta por diversas razones.

Para la adaptación a medida de este tipo de tratamientos, se usa principalmente la silicona, material destacable por su comodidad, estética, simplicidad e hipoalergenicidad.

– Soportes plantares (plantillas): Tipo específico de ortesis o férula para la planta del pie.

En esta clínica se usa para la adaptación de plantillas la técnica de adaptación en directo (TAD):

La TAD es una técnica que permite la adaptación directa sobre el pie de los materiales que configuran la plantilla. Este procedimiento nos permite realizar las plantillas con mayor precisión que los métodos habituales, al tomar como molde el propio pie para la confección de las mismas, sin necesidad de ningún paso intermedio. Por tanto, nos permite conseguir una adaptación anatómica perfecta al pie,  realizando las correcciones necesarias para garantizar el efecto biomecánico deseado sin renunciar a un confort y a un ajuste perfecto entre el pie, soporte plantar y calzado.

Otra ventaja es que podemos trabajar con los materiales más idóneos y confortables para la corrección, control y amortiguación del pie.

Se trata de plantillas de poco grosor que permiten diferentes grados de consistencia en función de la combinación de materiales que se realiza. Al no tener mucho grosor permiten una buena adaptación al calzado.

La técnica combina el uso de calor, para hacer moldeable la plantilla, con la aplicación de vacío, para que se moldee directamente sobre el pie. Pasados unos minutos y tras enfriarse,  la plantilla guarda la forma que mediante las manipulaciones precisas sobre el pie le hemos dado.

El resultado final es el de unas plantillas personalizadas y adaptadas individualmente, con poco grosor y peso, y altamente resolutivas.

Para cualquier patología y corrección, la utilización de plantillas estándar no puede garantizar el correcto tratamiento. Por esto, los podólogos recomendamos la realización de plantillas individualizadas, según el pie, patología y tipo de deporte. Toda adaptación de plantillas debe ir precedido de un minucioso estudio de la marcha.