Es en los niños donde hay que detectar muy precozmente los problemas en el pie, porque es en esta etapa donde los huesos y demás estructuras del pie está en desarrollo y maduración. Mediante un tratamiento precoz en estas edades, es posible corregir (parcial o totalmente) ciertas desviaciones y deformidades en los pies.