Es el tratamiento de corte de uñas y  eliminación de callos y durezas (hiperqueratosis) mediante bisturí.

Una vez retirada la hiperqueratosis,  la piel queda completamente sana, pero el factor causante, que a menudo es el mal apoyo del  pie, sigue estando presente, por lo que el problema vuelve a aparecer pasado un tiempo. Por esta razón, el tratamiento debe encaminarse no sólo a eliminar manualmente estas durezas, sino a buscar el mecanismo etiológico que las origina y compensarlo mediante el uso de calzado correcto o mediante la adaptación de soportes plantares (plantillas) a medida,  si el caso lo requiere.