Entendemos por pronación la desviación del mediopié hacia el interior. Este movimiento,  provoca torceduras hacia interno del mediopié, la pierna y la rodilla.

Este movimiento es normal en el pie, pero cuando lo hace de forma excesiva puede producir metatarsalgias, periostitis de tibia y dolor en rodilla, cadera y lumbares.